El renting, una opción también para particulares

09/10/2019

A la hora de comprar un bien de consumo duradero, como por ejemplo un coche, la opción del renting merece ser tenida en cuenta también por particulares. Se trata de un alquiler de larga duración, de entre 36 y 48 meses, en el que a cambio de una cuota mensual puedes disfrutar de un vehículo nuevo con todos los servicios añadidos.

El renting te evita tener que desembolsar una elevada entrada y, además, la cuota mensual es un gasto fijo sin sorpresas. Normalmente, incluye mantenimiento, reparación de averías, seguros e impuestos. Pero recuerda que, finalizado el plazo, el coche no será tuyo.

No obstante, renting o compra es una opción que depende del uso que le vayas a dar a tu automóvil. Si tienes previsto alargar su  vida hasta los ocho o diez años, sale más a cuenta la compra. Ten en cuenta además, el régimen fiscal aplicable, ya que autónomos y pymes sí pueden deducirse el IVA, pero los particulares no.

Veamos un ejemplo sencillo de adquirir un coche en propiedad con financiación frente a un coche en renting pagando la cuota mensual:

Precio 19.900 €
Impuesto de matriculación y circulación 360 €
Seguro a todo riesgo 3.840 €
Mantenimiento y sustitución de neumáticos 1.450 €
Gastos financieros 3.860 €
Venta del coche tras cuatro años 9.600 €
Total gastado en 4 años por la compra 19.810 €
Total gastado en 4 años por el renting (387 € al mes) 18.576 €

 

Did you find this information useful?