Consejos para prevenir el fraude con tarjeta

Ya sabes: más vale prevenir que curar. Sigue estos consejos si quieres ponérselo difícil a los ‘amigos de lo ajeno’, y evitar, en lo posible, sorpresas desagradables por el uso fraudulento de tu tarjeta:

  • No anotes nunca el número secreto junto a la tarjeta, ni lo lleves escrito en un papel en el bolso o en la cartera. Conviene memorizarlo.

  • Evita la coincidencia de datos de fácil obtención (fecha de nacimiento, DNI, etc.) con el número secreto.

  • Muestra algún documento de identificación cuando utilices la tarjeta.

  • Toma medidas de confidencialidad al operar, tanto en establecimientos como en cajeros. Que nadie te vea marcar el pin.

  • Si no la usas habitualmente, vigila que siga en tu poder.

  • Comprueba los extractos del banco para detectar movimientos sospechosos.

  • Ten a mano, en un lugar separado de la tarjeta, el número de teléfono facilitado por la entidad para llamar en estos casos.

  • Nunca dejes a la vista el número de tarjeta ni lo facilites a otra persona.

  • Guarda a buen recaudo o destruye la documentación que contenga tu nombre y el número de la tarjeta, como los recibos.

  • No utilices la tarjeta de crédito como identificación personal.

  • Si usas la tarjeta para comprar en internet, utiliza al menos tres de las medidas de seguridad: clave, firma, tarjeta de coordenadas, sms, contraseña, token, huella dactilar...

  • No facilites datos clave de tu tarjeta para el pago de forma telemática (por teléfono, por internet, etc.), a menos que sean personas o en sitios web de total confianza.

  • En caso de sustitución de la tarjeta (por caducidad, robo etc.), es preferible ir a recogerla en persona a la sucursal del banco que esperar a que llegue a tu casa por correo.

¿Te ha parecido útil esta información?