Consejos prácticos para la compra y venta de moneda extranjera

¡Nos vamos a pasar el fin de semana soñado a Londres! Pero, ¿dónde puedo conseguir libras esterlinas? Si queremos cambiar euros por libras o por cualquier otra divisa podemos acudir a nuestro banco o a un establecimiento de cambio de moneda. Y también al revés: reconvertir en euros los billetes de la moneda foránea que nos han sobrado.

Los establecimientos de cambio de moneda extranjera están supervisados en nuestro país por el Banco de España y obligados por ello a cumplir con una serie de medidas cuya finalidad es proteger al usuario. Cuando vayamos a cambiar, podemos encontrar establecimientos que nos cobren comisiones y otros que ofrezcan el servicio sin este pago. Los primeros suelen ofrecer cambios a un precio muy atractivo, pero, cuidado, lea bien la letra pequeña y esté atento, porque, en ocasiones, las comisiones resultan más elevadas que en el segundo caso y no siempre se muestran con la debida claridad y transparencia a los clientes.

Por tanto, hay ciertas precauciones que conviene adoptar: 

  • En primer lugar, comprobamos el panel o tablón de anuncios que, obligatoriamente, debe estar a la vista del público. Allí debe encontrarse la información importante para el usuario, como la autorización del Banco de España, los tipos de cambio aplicables por la compra o la venta de las distintas monedas y las comisiones y gastos que pueden cobrar.
  • Antes de entregar cualquier importe por ventanilla pediremos que nos informen con claridad de cuánto vamos a percibir en el cambio. Nos cercioraremos de que no haya nuevas comisiones y, si las hubiera, de que aceptamos su importe.
  • Siempre que sea posible, es aconsejable, antes de acudir al establecimiento, navegar en su página web para leer con detenimiento las condiciones que ofrecen. Resulta más fácil y cómodo que hacerlo en el propio local, donde no solemos disponer del tiempo necesario para decidir.

Los establecimientos de cambio no tienen limitadas las comisiones o gastos que pueden aplicarnos y esto puede dar lugar a la existencia de comisiones elevadas, de manera que, en algunos casos, los gastos pueden superar el 20% del valor cambiado, todo ello amparado en una información que no es suficientemente clara. Como en cualquier operación, es muy importante estar completamente informados antes de iniciarla.

En los últimos dos años, el Banco de España ha recibido reclamaciones y denuncias contra este tipo de establecimientos por operativa poco transparente. En algún caso se ha adoptado una medida provisional consistente en imponer a la entidad la obligación de advertir a sus clientes de las comisiones que aplica en las operaciones en compraventa de moneda, en todos sus establecimientos operativos en España, mientras se resuelve definitivamente el expediente incoado al efectoAbre en ventana nueva.

Y lo que es muy importante: si creemos que un establecimiento de cambio ha vulnerado nuestros derechos, podemos presentar una reclamación en el Banco de España, ante el Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones.

¿Te ha parecido útil esta información?