¿En efectivo o con tarjeta?

Tras casi toda una vida conviviendo con billetes y monedas, cuesta vaciar la cartera y sustituirlos por un “plástico”, pero….¿le ha dado realmente una oportunidad a la tarjeta?

Con una tarjeta puedes pagar desde una barra de pan hasta un mueble. Tan sólo necesitas un número de cuatro cifras que se llama pin, necesario para garantizar que quien paga con tarjeta es su dueño. El pin es secreto, y conviene memorizarlo, no lo lleves nunca junto a la tarjeta.

¿Recordar el pin te supone un inconveniente?, sólo son cuatro números, además la tecnología actual incorporada a las tarjetas, permite pagar compras por menos de 20 euros sin necesidad de teclear el pin, por lo que una buena forma de empezar a familiarizarse con la tarjeta es utilizarla para hacer pagos de pequeño importe.

Con la  tarjeta, también puedes sacar dinero de tu cuenta sin ir al banco utilizando un cajero automático, donde eso sí, nuevamente necesitarás el  pin.

Incluso si eres de los que prefiere ir al banco, ¿qué harías si estás de vacaciones en un lugar donde tu banco no tiene oficina y necesitas dinero? Ir al cajero

Y aún hay más, la tarjeta no sólo sustituye al dinero en efectivo, en ocasiones puede hacer las funciones de un cheque o una transferencia. Con la tarjeta, se pueden hacer pagos de forma electrónica, con un ordenador, una tablet o un teléfono, desde casa y sin la rigidez de los horarios habituales. Puedes por ejemplo pagar una multa, reservar un vuelo o comprar un regalo al otro lado del mundo.

Si aún tienes dudas, te contamos todo sobre las tarjetas.

¿Te ha parecido útil esta información?