Los gastos de formalización de la hipoteca... ¿quién los paga?

La contratación de una hipoteca lleva asociados una serie de gastos: aranceles notariales, registrales, tributos, de tasación de la vivienda y de gestoría... pero, ¿a quién corresponde asumirlos?.

Para empezar, tenemos derecho a que la entidad nos informe del importe aproximado de estos gastos antes de autorizarlos. No nos pueden cobrar sin aceptarlos.

Pero, ¿a quién y en qué medida le corresponde su abono? En muchas ocasiones, las propias escrituras han atribuido esa obligación a los consumidores. No obstante, la sentencia del Tribunal Supremo núm. 705/2015, de 23 de diciembre de 2015, declaró nula por abusiva una cláusula que hacía referencia a estos gastos. En aquel caso, el cliente asumía todos los tributos y gastos derivados de la formalización de la hipoteca. La noticia ha espoleado a otros muchos consumidores para reclamar judicialmente la devolución de los gastos que ya habían satisfecho.

Desde el punto de vista de las buenas prácticas bancarias, se exige, como mínimo, que las entidades analicen las reclamaciones recibidas a la luz de esta sentencia y motiven debidamente las medidas que hayan adoptado.

¿Te ha parecido útil esta información?