Me cambian las condiciones... ¡Ahora me cobran comisiones!

Los bancos pondrán cobrarnos comisiones por los servicios que nos presten. No obstante, solo podrán cobrarnos esas comisiones y repercutirnos gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente, y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o a gastos habidos. Además, deben estar explícitas en los contratos respectivos.

Sin embargo, las entidades financieras pueden modificar las condiciones recogidas en el contrato de los productos de duración indefinida (como puede ser una cuenta corriente), siempre que lo hagan cumpliendo con el protocolo previsto por la normativa de servicios de pago.

Esta normaAbre en ventana nueva exige la comunicación previa a sus clientes con dos meses de antelación a la entrada en vigor de las modificaciones propuestas, en papel u otro soporte duradero, de forma que durante este tiempo pudiéramos rechazarlas. Si dejáramos pasar los dos meses sin respuesta se entendería una aceptación tácita. En caso de no aceptar estas nuevas condiciones dentro del plazo fijado, tendríamos derecho a resolver de forma inmediata el contrato sin coste alguno.

Las entidades sí pueden aplicar modificaciones en los contratos de forma inmediata y notificándolas simplemente en la primera comunicación que nos dirijan. Se trata de aquellas que, inequívocamente, resulten más favorables a sus clientes.

¿Te ha parecido útil esta información?