Memoria de Supervisión 2017 -Supervisión de conducta-

El Banco de España publicó en su webAbre en ventana nueva el pasado 27 de marzo la Memoria de Supervisión correspondiente a 2017, documento en el que se resumen las actuaciones y procedimientos realizados durante todo el año en el desempeño de las funciones supervisoras, entre ellas la protección del cliente bancario.

La Memoria se estructura en capítulos que desarrollan, cada uno de ellos, un aspecto concreto de la función supervisora del Banco de España (vigilancias micro y macroprudencial, de conducta de mercado y ejercicio de la potestad sancionadora) así como la participación del Banco de España en las instituciones internacionales dedicadas a la regulación y supervisión bancarias. 

Entre las competencias supervisoras asignadas al Banco de España está, como antes indicamos, la vigilancia de la conducta de mercado y del cumplimiento de la normativa de transparencia y protección a la clientela, tarea que se ejerce al margen del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), pieza clave de la supervisión microprudencial bancaria europea. A ella dedica la Memoria un capítulo específico, en el que se repasan los esfuerzos realizados por esta institución para que las entidades financieras supervisadas mejoren su relación con los consumidores, que debe sostenerse en la máxima transparencia.

Como resultado de estas tareas de vigilancia e inspección, durante 2017 se incoaron seis expedientes sancionadores y se remitieron 122 escritos de requerimiento a un gran abanico de entidades.

Algunos de los principales asuntos referidos a la conducta de mercado recogidos en la última Memoria son: 

  • La transparencia en la comercialización de los créditos y préstamos hipotecarios como uno de los  objetivos prioritarios. En 2017 se realizaron 34 inspecciones para comprobar si las entidades cumplían la normativa aplicable a la transparencia en la comercialización, la aplicación correcta de las condiciones contractuales y el cálculo adecuado de la TAE en estas operaciones. Asimismo, la protección de los deudores hipotecarios que se encuentran ante graves dificultades económicas es también una prioridad para el Banco de España, y prueba de ello son las actuaciones desarrolladas para velar por el cumplimiento de las obligaciones que impone a las entidades la normativa de protección de deudores hipotecarios sin recursos. 

  • En cuanto a los créditos al consumo, se realizaron cinco actuaciones de comprobación para verificar la entrega de la información clara y transparente por las entidades, especialmente en el caso de las tarjetas revolving

  • En el ámbito de la publicidad de productos bancarios, la actuación supervisora ha sido muy amplia y ha llegado, en concreto, a 312 entidades, en las que se ha comprobado que sus anuncios se acomoden a la normativa vigente, así como la existencia de una adecuada política interna de comunicación comercial, con sus procedimientos y controles necesarios. 

  • En la comercialización de las aportaciones de capital de las cooperativas de crédito, se ha verificado que la información ofrecida por la cooperativa al nuevo socio sea totalmente transparente, en una actuación masiva que abarcó prácticamente todo el sector.
¿Te ha parecido útil esta información?