Si pudiera tener un algo más que mi pensión…

La jubilación es el momento de gozar de un bienestar merecido y hacer lo que antes por falta de tiempo no podíamos. Pero ¿cómo? si con la pensión ganamos menos que antes, ¿y los ahorros? mejor no tocarlos por si surge una eventualidad.

Y si te dijera que para personas mayores de 65 años y con un piso en propiedad se inventó la hipoteca inversa. Esta hipoteca busca dar una rentabilidad a los que tenemos una vivienda y ya hemos cumplido los 65 años. 

Esta modalidad de hipoteca puede presentar muchas formas y condiciones según la entidad con la que se contrate.

Por ejemplo:

  • el dinero se puede cobrar como una renta vitalicia, o bien, cobrar esa renta pero solo durante unos años. Incluso, se puede recibir la totalidad de una sola vez.

  • A la hora de devolver el dinero, la entidad puede esperar a cobrar la deuda con los bienes que se dejen en herencia. Existiendo la opción de que los herederos si así lo prefieren paguen con dinero efectivo sin tener que vender o liquidar los bienes heredados.

Además la hipoteca puede hacerse sobre la vivienda habitual o sobre una segunda vivienda. Si es sobre vivienda habitual los costes del Notario, Registro y el impuesto de Actos Jurídicos Documentados se ven muy reducidos. Sin embargo, si es segunda vivienda la cosa cambia mucho.

Por tanto, es importante valorar adecuadamente qué es lo que más nos conviene según nuestras circunstancias o intereses. Como recomendación: informarse y meditarlo muy bien, comentarlo con nuestro entorno familiar o alguien de absoluta confianza que nos puedan asesorar y dar distintos puntos de vista, y, como en toda hipoteca, leer bien la escritura antes de firmar.

Y estate atento no te vayas a encontrar con algo que no es lo que esperabas.

¿Te ha parecido útil esta información?