¿Te pueden cobrar por hacer un ingreso en efectivo en la cuenta de otro titular?

Pues… depende.

Cuando firmas un contrato de cuenta corriente, entre otras cosas, tienes derecho a que tu banco haga de ‘cajero’ de tu cuenta, prestándote una serie de servicios, entre los que se incluyen el poder sacar e ingresar dinero, disponer del saldo mediante cheque y atender recibos. Este servicio de caja que se presta al titular es, precisamente, lo que caracteriza este tipo de contrato bancario y se considera incluido en el mantenimiento de la cuenta.

Por ello, el banco, con carácter general, no te puede cobrar por este servicio, dado que, de hacerlo, lo estaría cargando dos veces: por una parte, al titular de la cuenta y, por otra, a la persona que realiza el ingreso.

Pero toda regla tiene sus excepciones. El banco sí podría hacerlo si solicitases un servicio extra, como, por ejemplo, especificar el concepto del ingreso. No obstante, deberá informarte sobre el importe concreto de la comisión que te quiere repercutir y, además, contar con tu autorización previa.

Por otra parte, debes saber que existen supuestos en los que el cobro de una comisión se considera improcedente. Por ejemplo, no parece razonable que tengas que pagar simplemente por indicar tu nombre en el ingreso, como tampoco que tu banco te exija comisiones porque estime que, al hacer el ingreso en una sucursal distinta a la de la cuenta, lo que estás haciendo realmente es una transferencia.

¿Te ha parecido útil esta información?