Transferencias más rápidas... sin perder seguridad

Seguro que has oído hablar de aplicaciones para realizar pagos inmediatos, o incluso ya las estés usando (por ejemplo, Bizum). Un pago inmediato es aquel que, una vez emitido por un usuario desde su móvil o por internet, es abonado en la cuenta del destinatario en unos pocos segundos y puede disponer de los fondos en ese mismo instante.

Además de la inmediatez de estas transferencias –se ejecutan en un máximo de 20 segundos– la novedad con respecto a las que conocíamos hasta ahora es que se pueden realizar las 24 horas del día todos los días del año, incluidos festivos. ¡Podrás gestionar tus pagos en el acto en cualquier momento del día! Los pagos inmediatos estaban muy limitados hasta hace apenas unos meses. Solo un grupo reducido de entidades los ofrecían para operaciones de poco importe y entre cuentas abiertas en España.

Desde el 21 de noviembre de 2017, se ha empezado a utilizar un nuevo estándar para la ejecución de estas transferencias, que permite el intercambio de pagos inmediatos tanto nacionales como internacionales por un importe de hasta 15.000 euros por operación, y al que cada vez más entidades se están adhiriendo.

En todo caso, el sistema se está introduciendo de forma progresiva, por lo que es conveniente informarse si tu entidad ofrece este servicio y sus condiciones. Cada banco puede determinar libremente el importe máximo de cada operación y las comisiones que cobre por efectuarlas.

Por supuesto, este extra de rapidez no disminuye los deberes de transparencia que las entidades tienen que cumplir en estos casos: antes de usar la plataforma de pagos inmediatos, te deben informar del precio que cuesta este servicio.

Si quieres saber más sobre pagos inmediatos pincha aquí

¿Te ha parecido útil esta información?