¿Has terminado de pagar la hipoteca?

Ahora solo te queda la cancelación registral del préstamo. Si quieres hacerlo por tu cuenta, deberás:

  1. Pedir a tu banco un certificado de cancelación económica de la deuda, o “certificado de deuda cero”, que es gratis.
  2. Elegir una notaría y entregar el certificado para que el notario prepare la escritura de cancelación y contacte con la entidad, quién deberá enviar un representante. La notaría podrá cobrarte sus honorarios, pero por el desplazamiento y el trámite de firma de este representante,  la entidad no podrá cobrarte nada.
  3. Acudir a la delegación de tu comunidad autónoma y cumplimentar el documento de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), que está exento de pago.
  4. Ir al Registro de la Propiedad con los tres documentos (“certificado de deuda cero”, escritura y copia del impuesto) y cancelar tu hipoteca. Aquí sí deberás pagar los aranceles registrales.

Si prefieres encargar estos trámites a la entidad, puedes hacerlo, pero en ese caso, podrá cobrarte comisiones y gastos, de cuyo importe deberá informarte previamente.

Por último, es importante señalar que no hay plazo para que el representante de la entidad comparezca en la notaría, ni para que la entidad tramite la cancelación, pero la norma establece que las entidades han de actuar con la máxima diligencia, debiendo poner los medios necesarios para atender a sus clientes sin retrasos.

Consulta nuestra memoria  (103 KB) para más información.

¿Te ha parecido útil esta información?