Normas básicas para prevenir la ciberdelincuencia

Recién llegados al mundo digital, muchos de nosotros tenemos unas carencias de formación y de información que nos hacen vulnerables frente a quienes quieren sacar provecho de ello.

Los ciberdelincuentes, en muchos casos, no necesitan desarrollar complejas estrategias para alcanzar sus objetivos y se limitan simplemente a aprovecharse de nuestro desconocimiento y, a veces, de nuestra limitada atención.

Phishing, Smishing, Vishing… puede que ninguno de estos términos te suene, pero conviene que sepas que son técnicas utilizadas para acceder a nuestros datos, suplantar nuestra identidad e infectar nuestros dispositivos. Evitarlas no es tan difícil:

  • Crea contraseñas complejas (combinaciones de números y letras, mayúsculas y minúsculas…), cámbialas con regularidad, instala un antivirus y actualiza tus dispositivos.

  • Si recibes correos electrónicos en los que solicitan información personal o confidencial, no los respondas, descargues ni ejecutes los ficheros asociados.

  • Desconfía si encuentras ofertas de servicios bancarios en internet de entidades que dicen estar autorizadas pero su dirección está incompleta o no existe, el contacto es a través de números de móvil o cuyo prefijo no es español. Suelen ser páginas web falsas.

  • Desconfía también si encuentras ofertas de financiación o de inversión en condiciones muy favorables de entidades situadas en países remotos, de las que no puedes obtener información. Casi siempre se trata de entidades fantasma que te pedirán que envíes una cantidad de dinero que no recuperarás.

Presta especial atención a los falsos correos que simulan ser tu banco y en los que te piden datos confidenciales y claves de seguridad para realizar operaciones. Nunca lo hagas: recuerda que las claves son personales y no tienes obligación alguna de facilitarlas. En la duda es mejor que hables con tu banco y confirmes el origen de esos correos.

Rechaza también los correos que dicen escribir en nombre del Banco de España en los que te intentan convencer de que dispones de un producto bancario, has recibido una transferencia o se ha depositado dinero de la lotería y para cobrarlo tienes que realizar un pago previo. Son falsos, pues el Banco de España nunca envía ni solicita información confidencial por correo electrónico a los ciudadanos.

El Banco de España persigue estas actividades y recomienda a los ciudadanos seguir los consejos y buenas prácticas desglosados en la Oficina de Seguridad del InternatutaAbre en ventana nueva de INTECO

¿Te ha parecido útil esta información?