Préstamo responsable

Cuando solicitamos un préstamo, el banco tiene la obligación de evaluar nuestra solvencia (analizar si vamos a ser capaces de pagarlo según nuestra situación financiera y personal) y ver si ese producto es adecuado para cubrir nuestras necesidades. Esta actitud de la entidad se conoce como préstamo responsable.

La finalidad del préstamo responsable es doble: buscar nuestra protección como clientes bancarios y velar por la solvencia de las propias entidades.

Pero además de las obligaciones que tiene el banco, también es importante que nosotros nos planteemos una serie de cuestiones antes de endeudarnos:

  • ¿Qué cantidad debo pedir?

Debemos analizar cuáles son nuestras necesidades reales y evitar endeudarnos más de lo que podemos asumir.

  • ¿Voy a ser capaz de pagarlo?

Para responder a esta pregunta es importante que hagamos un presupuestoAbre en ventana nueva detallado de nuestros ingresos y gastos esperados.

  • ¿Si suben los tipos de interés seré capaz de asumir las cuotas?

Si vamos a contratar un préstamo a interés variable, debemos tener en cuenta que si los tipos de interés suben las cuotas se incrementarán, lo cual puede comprometer seriamente nuestra capacidad de pago. A través de nuestros simuladoresAbre en ventana nueva se puede estimar cómo variarían las cuotas.

  • ¿Es ese el préstamo más adecuado?

Compara entre las distintas ofertas del mercado. Para ello fíjate en la TAEAbre en ventana nueva que refleja el coste real del préstamo y recuerda: a menor TAE, menor coste.

  • ¿Cuándo acabaré de pagar el préstamo?

El plazo es un factor importante. En el caso de que lo que estemos financiando sea un bien con una vida útil determinada, como por ejemplo un coche, el préstamo no debería durar más que la vida útil del bien.

¿Te ha parecido útil esta información?