¿Vas a comprarte un coche, una televisión o un teléfono móvil a plazos?

Presta especial atención a la siguiente información…

Cuando vayas a comprar cualquier producto y te ofrezcan la posibilidad de financiarte la compra a plazos, deberás fijarte en que te informan, al menos, de estos datos:

  • Precio al contado.

  • Precio total a plazos.

  • Importe que te van a financiar.

  • Tipo de interés nominal o tipo deudor.

  • Importe de la cuota periódica y número de ellas. Si te dan a elegir la cuota que quieras pagar, verás que el plazo varía en función de la misma.

  • Entrada, si te la piden.

  • Si hay una cuota final por un importe distinto al resto. En algunos casos, como por ejemplo en la compra de coches, suele tratarse de un importe muy distinto y superior al de las cuotas periódicas.

  • Si hay algún tipo de comisión (apertura o formalización, estudio).

  • Si hay algún gasto adicional (como la contratación de un seguro).

  • …y lo más importante, la TAE o tasa anual equivalente de la operación.

En cualquier caso, compara los precios al  contado y el total a plazos y verás el esfuerzo que supone financiar el bien que quieres adquirir.

Ya sea en la publicidad o en el contrato, la letra pequeña suele contener información que no debemos pasar por alto.

Más información, aquí.

¿Te ha parecido útil esta información?