¿Vas a pagar esa deuda que tenías pendiente? Si te quieres asegurar de que tu dinero llega a su destino, sigue estos consejos.

A muchos nos ha pasado. Impagas una cuota de tu hipoteca y ahora te toca saldar la deuda con retraso… Más allá de los intereses o comisiones que, en su caso, te hayan podido cargar, y especialmente cuando tienes varias deudas derivadas de distintos productos contratados con un mismo  banco, se plantea, además, otro problema: cómo hacer para que la entidad se entere de que el pago que vas a hacer va dirigido a saldar la deuda de la hipoteca, por ejemplo, y no otra.

En primer lugar, fíjate bien si tu contrato dice algo sobre cómo debes proceder. Si guarda silencio sobre este tema, te damos estos consejos, que resumen las situaciones más habituales que se te pueden plantear: 

  • Si pretendes realizar el pago mediante ingreso por ventanilla, deberás indicar al empleado que te atienda el destino que quieres dar a los fondos. Te recomendamos que quede constancia por escrito, en el campo «observaciones/concepto» del documento de ingreso, o bien en un documento aparte. Esto permitirá acreditar tus intenciones en el caso de que la entidad no las tuviera en cuenta finalmente.
  • Si prefieres realizar el pago por transferencia, ten en cuenta que las indicaciones que incluyas en el campo «concepto» no serán tenidas en cuenta por la entidad, ya que se trata de observaciones solamente dirigidas al beneficiario de esta. Tu banco, por tanto, únicamente realizará la transferencia a la cuenta indicada, de forma automática, sin fijarse en el detalle que incluyas. Por ello, en estos casos, para mayor seguridad, deberás acompañar la transferencia de un documento dirigido al banco, en el que se indique su finalidad, de forma que quede constancia fehaciente de tus intenciones.
  • Finalmente, puedes optar por efectuar el ingreso a través de un cajero automático, en el que puedas rellenar en el campo «concepto» el destino que le quieres dar a los fondos. Aquí cabe distinguir dos supuestos: si el propio cajero dispone de un mecanismo para comprobar el importe del efectivo ingresado o si se realiza de forma manual por empleados del banco. En el primer caso, al estar el proceso automatizado, lo normal es que el destino de los fondos no sea tenido en cuenta por la entidad, al igual que ocurre con las transferencias. Por el contrario, en el segundo caso, al intervenir empleados de la entidad, nos encontraríamos en un supuesto análogo al ya citado sobre los ingresos realizados por ventanilla.

En resumen: en caso de duda, para evitar malos entendidos y asegurar tu tranquilidad, haz llegar a tu banco, por escrito, el destino que quieres dar a los fondos. Así no deberías de tener problemas.

¿Te ha parecido útil esta información?