MiFID II: Un traje a la medida para cada inversor

Aunque las relaciones de los inversores con las entidades financieras se basan en la confianza mutua, en todos los países se han desarrollado herramientas regulatorias para reforzar la protección del pequeño inversor. En este sentido, a nivel europeo, se aprobó la Directiva conocida MiFID II. Se trata de una norma que, además de abordar otras muchas cuestiones, obliga a las entidades a conocer el perfil de riesgo de sus clientes inversores y desaconsejar, de ser necesario, la inversión en productos financieros complejos o alejados de sus necesidades reales, de modo que las entidades financieras quedan comprometidas con las buenas prácticas en la comercialización de productos de inversión. Parte de la Directiva ha sido transpuesta en España mediante el Real Decreto Ley 21/2017Abre en ventana nueva, si bien lo que afecta a la transparencia en la comercialización está incluida en un Anteproyecto de Ley que está actualmente en trámite.

Más información sobre MiFID II y su transposición en España puede obtenerse en este link de la CNMVAbre en ventana nueva

¿Te ha parecido útil esta información?