¿Qué se esconde tras los números de tu cuenta corriente?

¿Nunca te has preguntado qué significan los números que identifican tu cuenta corriente? ¿Son aleatorios o tienen un por qué? En las siguientes líneas trataremos de arrojar luz sobre este tema…

En primer lugar, debes saber que tu cuenta corriente tiene asignado un número o código identificativo que la personaliza. Desde el 1 de febrero de 2014, este número se denomina IBAN, siglas en inglés que significan Código Internacional de Cuenta Bancaria. En España, un IBAN completo consta de 24 dígitos y está compuesto por dos letras seguidas de 22 números, como puede verse en el siguiente ejemplo:

  • Las primeras dos letras identifican el país, en este caso España (ES), y van unidas a dos dígitos de control (DC) que sirven para validar la totalidad del IBAN.
  • Los cuatro primeros sirven para identificar el código de la entidad,  asignado por el Banco de España

  • El segundo grupo de cuatro dígitos identifica la oficina o sucursal bancaria.

  • Dos números que, nuevamente, son dos dígitos de control.

  • Finalmente, el número de cuenta propiamente dicho.

Los dígitos de control sirven para detectar los casos en que se haya omitido, duplicado o escrito por error alguno de los caracteres.

El código IBAN, que se usa internacionalmente, puede variar según los países, pero nunca puede contener más de 34 caracteres alfanuméricos. Por ejemplo, en Francia, tiene 27 dígitos, mientras que en Alemania, 22. Para facilitar su lectura, se suelen agrupar de cuatro en cuatro.

Como curiosidad, el número por el que comienza el código de la entidad nos indica de qué tipo de entidad se trata:

¿Te ha parecido útil esta información?