Depósitos estructurados

Es un depósito a plazo determinado (contrato principal), con un rendimiento (en todo o en parte) vinculado a la evolución de un determinado índice o referencia variable, bursatil o no (derivado implícito).

Es importante comprobar si está garantizada la devolución del 100% del capital al vencimiento del depósito.

Los bancos tienen la obligación de informar de manera específica y diferenciada sobre las condiciones de estos depósitos, extremando la diligencia para que el cliente comprenda lo que está contratando.

Información precontractual

  • Obligación de la entidad de reembolsar el principal al vencimiento.
  • Las circunstancias de las que dependerá su remuneración, incluyendo una estimación de su TAE.
  • Los riesgos de que tal remuneración no se produzca o de que sea inferior a la equivalente ofrecida por la entidad, en términos de TAE, para un depósito con interés periódico (esta última información deberá resaltarse).
  • La forma en que se calculará el coste de cancelación del depósito, si lo hubiese.

Contenido del contrato

Además de lo establecido para los depósitos a plazo, dada su complejidad y riesgo, deben de contener:

  • Varios ejemplos representativos de la remuneración del depósito y del coste de su cancelación, construidos en función de distintos escenarios posibles de evolución del derivado implícito, que sean razonables y estén respaldados por datos objetivos.
  • La obligación de la entidad de reembolsar el principal del depósito al vencimiento, de manera explícita y clara.
  • El  valor, en el momento del contrato, del derivado implícito, así como, en su caso, el rendimiento efectivo de la operación de depósito en su conjunto. Indicación clara de que esta rentabilidad puede ser mayor o menor al final de la operación. 

Para saber más sobre depósitos estructurados, consulta nuetra Memoria  (90 KB)

¿Te ha parecido útil esta información?

CONSULTAS FRECUENTES