Gastos asociados

La compra de un inmueble lleva consigo una serie de gastos que suponen un importe elevado.

  • Comisión de estudio, remunera a la entidad por el estudio o análisis de los riesgos de la hipoteca.
  • Comisión de apertura, retribuye a la entidad por las gestiones administrativas realizadas para formalizar la hipoteca.

Ambas suelen ser un porcentaje sobre el importe de la operación con un mínimo y para el caso de préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda de hasta 150.253,03 euros, la comisión de apertura incluye la de estudio.

  • Notaría

    Los gastos de notario son los que se producen por el otorgamiento de la escritura pública de compra-venta. Los costes del notario son fijados por normativa y su cuantía depende del importe del inmueble.

  • Gestoría

    Las entidades suelen exigir que ciertos trámites necesarios para la contratación de la hipoteca (comprobación registral,  liquidación de impuestos o inscripción en el Registro) se realicen por una gestoría, que normalmente también se encargará de inscribir la escritura de compra-venta de la vivienda.

  • Comprobación registral o nota simple

    A la hora de comprar una vivienda interesa saber su estado a efectos registrales. El medio más habitual para informarse es solicitar una nota simple en el Registro de la PropiedadAbre en ventana nueva. Los datos que contiene son descripción, ubicación, propietarios, cargas y notas complementarias.

  • Seguros
  • Tasación

    Es una valoración que sirve para establecer el valor de un bien de acuerdo con unos criterios y metodología adecuados regulada en el Real Decreto 775/1997.Abre en ventana nueva

    Es necesaria para que el banco sepa cuál es el valor de la vivienda y el riesgo que asume con la concesión de la hipoteca y la realizan tasadoras homologadas y supervisadas por el Banco de España y publicada a través del Registro oficial de entidadesAbre en ventana nueva.

    La tasación la paga el cliente, lo que le da derecho a recibir del banco una copia o el original si la hipoteca no llega a formalizarse. Si la tasación la realiza la entidad, el cliente tiene derecho a conocer el precio yla identidad de la tasadora.

    Desde diciembre de 2007, con la reforma de la Ley 2/1981, de 25 de marzoAbre en ventana nueva , las entidades, deben aceptar la  tasación aportada por el cliente siempre que esté certificada por un tasador homologado y no esté caducada. La entidad podrá realizar las comprobaciones que estime convenientes de la tasación presentada, pero no podrá cobrarle nada por dichas comprobaciones.

¿Te ha parecido útil esta información?