Venta del inmueble hipotecado

Para poder vender la vivienda hipotecada, tu banco tiene que emitir un certificado de saldo que incluya los intereses vencidos no pagados para que el comprador, en caso de no subrogar la hipoteca que pesa sobre el inmueble, liquide la deuda, bien mediante cheque ante notario o mediante una OMF BdE (Orden de Movimiento de Fondos a través del Banco de España).

De esta manera el inmueble quedaría liberado de la hipoteca y ya se podría vender sin cargas.

Los gastos, salvo acuerdo en contrario, son siempre por cuenta del comprador, y el vendedor solo tendrá que hacer frente, posteriormente, a los siguientes gastos:

  • Escritura de cancelación de hipoteca
  • Liquidación de las plusvalías municipales
¿Te ha parecido útil esta información?