TAE productos de financiación

La TAE, o tasa anual equivalente, a diferencia del tin o tipo de interés, que sólo recoge el precio que el banco cobra por prestarnos el dinero, tiene en cuenta los gastos y comisiones asociados al préstamo o crédito.

Su cálculo está basado en el tipo de interés compuesto y en la hipótesis de que los intereses obtenidos se vuelven a invertir al mismo tipo de interés.

La TAE es un indicador muy útil pues nos permite comparar distintas ofertas de préstamos o créditos, con independencia de sus condiciones particulares.

Utiliza el simulador del cálculo de la TAE para conocer la TAE de un préstamo hipotecario o personal. Podrás establecer comparaciones entre distintos préstamos.

A la hora de comparar préstamos, hemos de distinguir:

  • Antes de contratarlo, momento en que nos fijaremos en la TAE.

  • Durante la vida del préstamo, momento en que para comparar con otras ofertas, sólo debemos tener en cuenta lo que nos queda por pagar, por lo que debemos fijarnos en el Coste Efectivo Remanente (C.E.R.), indicador que representa el coste efectivo correspondiente al tiempo que nos queda para la total amortización o devolución del préstamo, de forma que en su cálculo únicamente se tienen en cuenta los pagos pendientes hasta el vencimiento.

Las entidades están obligadas a informar sobre la TAE, (o CER, según corresponda), en la publicidad en la que se haga referencia al coste, en los contratos que formalicen con sus clientes, en las ofertas vinculantes y en los documentos de liquidación.

 

 
¿Te ha parecido útil esta información?