Depósitos a plazo con garantía de principal: Contratación. Información previa, formalización y contenido de los contratos

¿Tienes algo de dinero ahorrado? ¿Quieres sacarle rendimiento? Una opción es contratar un depósito a plazo.

¿En qué consiste? Es un producto bancario en el que entregamos nuestro dinero a la entidad durante un plazo determinado y, a su finalización, obtenemos la cantidad entregada más los intereses pactados. Muchas entidades ofrecen depósitos a plazo, con distintas características. Por ello, es muy importante que te informes bien antes de optar por uno o por otro.

Así, en primer lugar, la entidad debe explicarte convenientemente en qué consiste este producto, resolviendo las dudas que puedas tener al respecto. Por otra parte, tenemos derecho a que el banco nos facilite, de forma gratuita, y antes de firmar el contrato, la información precontractual necesaria para poder comparar ofertas y tomar una decisión informada.

Dicho documento debe incluir, al menos, la siguiente información:

  • La duración del contrato (en caso de renovación tácita, debe resaltarse, junto con el plazo, todas las condiciones a que quedará sujeto tras dicha renovación).

  • Todas las comisiones o gastos que el banco nos pueda cobrar y en particular, la comisión o penalización que pagaríamos si se nos permite cancelar el depósito anticipadamente. Debes saber que esta penalización no podrá ser, en ningún caso, superior a la retribución que te correspondería hasta esa fecha.

  • La retribución ofrecida y la posibilidad de que el banco la condicione a la contratación de otros servicios.

  • La TAE.

  • El fondo de garantía de depósitos al que esté adherida la entidad, indicando, cuando es diferente del previsto en el Real Decreto-Ley 16/2011 su denominación traducida, su domicilio y la dirección de su sitio web.

Si, finalmente, optamos por abrir un depósito a plazo, comprueba que las condiciones del contrato coinciden con las de la información precontractual facilitada por la entidad. Asimismo, presta especial atención a la forma en que se liquidan los intereses, si su duración puede prorrogarse o no y en qué condiciones, y a los derechos y obligaciones que correspondan a la entidad para la modificación del tipo de interés, en su caso. Por último, recuerda que tienes derecho a obtener una copia del contrato suscrito.

Para saber más, consulta nuestra Memoria  (117 KB)

Informe relevante  (313 KB)

¿Te ha parecido útil esta información?