Trámites para la amortización anticipada de una deuda

10/06/2021

Las razones para plantearte la cancelación anticipada de una deuda bancaria son evidentes: desahogas tus finanzas y te ahorras en muchos casos los intereses del crédito. El trámite es sencillo y las entidades deben facilitártelo.

Si se trata de una cancelación parcial, valora estas dos posibles opciones: que sigas pagando la misma cuota, reduciendo tu periodo de amortización, o que la disminuyas y mantengas así el período de amortización original. En algunos casos no podrás elegir, pues se especifica en el contrato cuál de estas opciones se aplicará.

Si se trata de un préstamo al consumo, recuerda que dispones del derecho a desistir si se lo comunicas a la entidad dentro de los 14 días siguientes a la formalización del contrato. Por supuesto, también en el caso en el que dicho préstamo esté ligado a la adquisición de un bien o servicio, si devuelves el bien adquirido o decides no continuar con un servicio contratado en esas primeras dos semanas, el contrato quedará resuelto sin coste de cancelación. Eso sí, deberás pagar los intereses correspondientes al tiempo que hayas disfrutado del préstamo. Si una vez vivo el préstamo más allá del periodo de desistimiento decides cancelar total o parcialmente, puede que el contrato indique que debes pagar una comisión por cancelaciónAbre en ventana nueva.

En el caso de los préstamos hipotecarios es importante fijarte en la fecha en la que se formalizó la operación, porque la normativa relativa a las cancelaciones anticipadas de este tipo de préstamos, ya sean totales o parciales, cambió el 16 de junio de 2019 con la entrada en vigor de la Ley 5/2019Abre en ventana nueva, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario:

  • Si tu préstamo es anterior a esta fecha, pincha aquí para conocer las comisiones que la entidad pude llegar a cobrarte. Pueden aplicarte una compensación por desistimiento y una compensación por riesgo de tipo de interés.
  • Si la firma, subrogación o novación del préstamo ha sido posterior al 16 de junio de 2019, te podrán aplicar una única “compensación o comisión” con las características que puedes ver en este enlace, y siempre teniendo como límite la pérdida financiera que sufre la entidad, es decir, el importe estimado que el banco deja de ganar por intereses si se realiza la cancelación anticipada. La normativa establece la forma de cálculo de esta pérdida financiera.

Si te estás planteando la cancelación de tu préstamo hipotecario, debes atender a las formalidades que se establezcan en el mismo para realizar este trámite:

  • Pueden exigirte un preaviso de tus intenciones de cancelación (hasta un mes en la nueva legislación). Hazlo siempre de forma que quede constancia de esta comunicación.
  • La entidad está obligada a ofrecerte toda la información necesaria para evaluar tus opciones en un plazo de tres días, en un soporte duradero.
  • En el caso de que existiera un contrato de seguro accesorio al de préstamo del que fuera beneficiario el prestamista, manifiesta tu deseo de extinguirlo o de mantenerlo (esto también es válido para el crédito personal o a consumo).
  • Dependiendo del motivo de la cancelación, pueden pedirte que realices una transferencia OMF.
  • En el caso de préstamo hipotecario, si cancelas totalmente el préstamo, es conveniente que hagas la cancelación registral de la hipoteca.
    ¿Te ha parecido útil esta información?