El Sandbox y la transformación digital de la economía

En lo que se ha dado en llamar Industria 4.0 o «cuarta revolución industrial», diversos factores como el crecimiento exponencial de la automatización, el tratamiento masivo de datos y la irrupción de tecnologías disruptivas están posibilitando una transformación profunda de los procesos de producción, comercialización y distribución de bienes y servicios en la economía.

A este fenómeno se le conoce como transformación digital.

En el sector financiero, en particular, la transformación digital está dando lugar a importantes cambios:

  • en los modelos de negocio,
  • en la estructura del sector (aparición de nuevos actores)
  • en las relaciones con la clientela.

Esta nueva realidad digital plantea importantes retos a las autoridades

IMPORTANTES RETOS

1) Acompañar la transformación digital del sistema financiero mediante la adaptación de la regulación a los desarrollos tecnológicos, que facilite el proceso innovador y, al mismo tiempo, garantice:

  • un nivel de protección adecuado para los consumidores de servicios financieros
  • la estabilidad del sistema financiero y la integridad del mercado
  • la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación al terrorismo
  • un entorno competitivo equilibrado

2) Asegurar que las autoridades financieras dispongan de instrumentos adecuados para seguir cumpliendo óptimamente con sus funciones en el nuevo contexto digital.

En respuesta a estos retos, en algunos países europeos, las autoridades financieras han creado lo que en el ámbito financiero internacional se conoce como sandbox regulatorio.

¿QUÉ ES UN SANDBOX REGULATORIO?

En el mundo de la experimentación clínica, un sandbox es un entorno de pruebas cerrado. Este concepto se ha importado al ámbito de la economía digital.

En este contexto, el sandbox regulatorio es un mecanismo que permite la realización controlada y delimitada de pruebas, bajo la supervisión de las autoridades competentes, para analizar la viabilidad de nuevos modelos de negocio o la utilización de nuevas tecnologías en la prestación de servicios financieros.

Entre los países pioneros en este ámbito destaca Reino Unido, cuyo sandbox está operativo desde junio de 2016. En España se está tramitando un Anteproyecto de Ley para la Transformación Digital del Sistema Financiero, en el que se prevé el establecimiento de un sandbox regulatorio que se desarrollaría bajo la vigilancia de los supervisores financieros (Banco de España, CNMV y Dirección General de Seguros y Fondos y Pensiones) y coordinado desde la Secretaria General del Tesoro.

¿Te ha parecido útil esta información?