¿Qué debemos saber cuando solicitamos una hipoteca?

  • En primer lugar que, en principio, no existe obligación de que te aprueben la solicitud, por mucho que creas que cumples con los requisitos: los bancos, en materia de concesión de operaciones, son libres, ya sea para aceptarlas o para desestimarlas, con arreglo a sus criterios de riesgos.

  • No obstante, una vez que se inicia el estudio de tu solicitud, y una vez que la entidad acepta tus posibles limitaciones (como, por ejemplo, tu capacidad de pago, o las garantías que des) únicamente puede rechazarla si, de acuerdo con su política de riesgos, se justifican circunstancias no conocidas inicialmente.

  • No existe un plazo determinado para la aprobación de la operación. Sin embargo, de acuerdo a criterios de buenas prácticas, se considera que debe hacerse en un plazo razonable, teniendo en cuenta las circunstancias concretas de cada caso. Además, en caso de producirse, debes saber que se te debe comunicar el rechazo lo antes posible, para que puedas recurrir a otro banco para conseguir la financiación deseada.

  • No es acorde a las buenas prácticas y usos financieros generar falsas expectativas sobre la concesión de operaciones, porque te pueden llevar a asumir compromisos (por ejemplo, la compra de una vivienda) que luego no puedes cumplir.

  • No existe ninguna norma de transparencia que exija que se te informe sobre las razones del rechazo de tu solicitud, salvo que tenga que ver con tu inclusión en ficheros de solvencia, en cuyo caso sí se te deberá dar más detalle.

Para saber más, consulta nuestra Memoria  (95 KB)

Informe relevante  (340 KB)

¿Te ha parecido útil esta información?