Terminal de punto de venta

Pese al importante papel que sigue jugando el efectivo en nuestras vidas, cada vez es más frecuente –y sencillo– pagar con tarjeta de débito o crédito: la introduces o acercas al terminal, tecleas el PIN, esperas el OK del banco y ya está. Así de fácil.

Gracias al terminal de punto de venta (TPV) o datáfono, podemos hacer nuestras compras de una manera cómoda y rápida. Pero, ¿qué más debes saber sobre los TPV?

Como comerciante:

  • Necesitarás suscribir con tu banco un contrato que regule tus derechos y obligaciones. Suelen ser contratos complejos, por ello es recomendable que leas detenidamente su contenido y que, en caso de duda, solicites las aclaraciones necesarias.
  • En caso de rechazo de una operación, es lógico que tu entidad adeude en la cuenta de tu comercio el importe correspondiente, al limitarse a cumplir con su rol como intermediario. No obstante, su decisión debe estar justificada en una orden del titular de la tarjeta, que no reconoce la autoría de la transacción.
  • Si el TPV es virtual, tu banco deberá ofrecerte un servicio que permita que tus clientes paguen con tarjeta a través de internet de forma segura.

Como titular de tarjeta ten en cuenta que las discrepancias relativas a la calidad de los productos adquiridos no son reprochables a tu banco: deberás resolverlas con el establecimiento comercial.

 

Para saber más, consulta nuestra Memoria  (85 KB)

Informe relevante  (201 KB)

 

¿Te ha parecido útil esta información?