¿Has pagado algo por internet y no te ha llegado el producto que esperabas? Esto te interesa

07/10/2021

Si has autorizado el pago de una compra con tu tarjeta de débito o crédito y no has recibido el servicio o producto pagado, puedes haber sido víctima de una web fraudulenta. En estos casos, las entidades bancarias son ajenas a cualquier tipo de engaño que podamos sufrir durante la operación.

Las operaciones realizadas con tu tarjeta son mandatos de pago irrevocables. Esto último supone que, al igual que sucede con las transferencias, las entidades no están facultadas para realizar una devolución del importe pagado sin el consentimiento del beneficiario.

Por lo tanto, si solicitas la devolución del cargo de tarjeta a tu banco, la responsabilidad de este se limitará a la gestión diligente de la reclamación ante la sociedad propietaria del sistema (VISA, MasterCard,…) para la comprobación de la autenticación de la operaciónAbre en ventana nueva. Si autorizaste el pago de buena fe, lo normal es que se ponga de manifiesto tu conformidad, y entonces la única forma de conseguir la devolución de lo que has pagado sería el consentimiento del beneficiario, lo que no parece muy probable en caso de fraude.

 

Para evitar caer en la trampa, extrema las precauciones al realizar compras en páginas no conocidas o en algunas plataformas de compraventa que no te ofrezcan garantías, ya que pueden ser utilizadas por los estafadores. En este post te indicamos una serie de consejos para ayudarte a identificarlos.

¿Te ha parecido útil esta información?