Quiero abrir una cuenta por internet, pero ¿cuáles son sus características?

13/04/2020

En internet disponemos de una amplia oferta de cuentas, ofrecidas por entidades de diverso tipo. Como adelantamos en la reciente publicación dedicada a los neobancos, antes de contratar servicios financieros, conviene comprobar con qué licencia opera cada entidad, pues esto condiciona el tipo de servicios que pueden prestar.

Estas entidades, que suelen operar con licencia de entidad de dinero electrónico o entidad de pago, ofrecen lo que se conoce como cuentas de pago. Estas cuentas tienen similitudes y diferencias con las cuentas corrientes bancarias tradicionales:

Similitudes:

  • Puedes realizar todo tipo de operaciones de pago.
  • Dispones de una o más tarjetas prepago o de débito para gastar tu dinero como quieras.
  • En algunos casos, tienen asignado un IBAN, un código único que permite reconocerla de forma inequívoca, por lo que no tendrás problemas en domiciliar recibos, suscripciones o ingresar tu nómina. Tanto si el IBAN es español (comienza por ES) o si es de uno de los países pertenecientes a la Zona Única de Pagos en Euros (Single Euro Payments Area), conocida como SEPA, podrás realizar transferencias dentro de España y hacia los países que integran SEPA.

Diferencias:

  • El saldo que ingreses en estas cuentas de pago no es reembolsable de forma inmediata, como sí sucede con una cuenta corriente. Generalmente, se establecen límites de gasto, de recarga (máximos diarios, mensuales o anuales) y de saldo total que puede tener la cuenta. Estas limitaciones operativas se deben a varios motivos legales.
  • Como, normalmente, estas entidades no disponen de oficinas físicas y una red de cajeros, el servicio de caja que prestan está limitado. Por lo general, no es posible realizar ingresos en efectivo, aunque algunas entidades han llegado a acuerdos con comercios para tal fin.
  • Por el mismo motivo anterior, para poder utilizar esta cuenta y el medio de pago asociado antes deberás recargar el saldo. Para ello, generalmente se necesita tener una tarjeta o cuenta corriente existente en un banco tradicional.
  • Es frecuente que estas cuentas sigan un modelo freemium, por el cual te ofrecerán un paquete básico gratuito de servicios y deberás pagar para tener acceso a productos o servicios con funcionalidades adicionales.
  • No disponen de cheques o libretas.
  • Los saldos depositados no están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos. No obstante, las entidades están obligadas a cumplir unos requisitos de garantía o sistema de salvaguardaAbre en ventana nueva como el depósito de los saldos en una cuenta separada o su inversión en activos seguros, líquidos y de bajo riesgo.

Por tanto, cuando valores la apertura de una cuenta de pago, piensa bien si quieres guardar tus ahorros, emplearla para realizar las transacciones del día a día o ambas. Antes de tomar una decisión, sopesa lo que ofrecen unas y otras entidades.

¿Te ha parecido útil esta información?