¡Cuidado con el coste de la financiación!

Si necesitamos financiación a través de pequeños créditos o préstamos de consumo, tenemos que ser cautelosos para que no nos pase oculto el coste efectivo de esa financiación y no nos confundamos con el TIN y la TAE.

En el coste de un préstamo tenemos que tener en cuenta:

- El TIN (o tipo de interés nominal) es el precio, en forma de porcentaje, que la entidad nos cobra por prestarnos dinero. El TIN puede ser mensual, trimestral, anual…es decir, no implica una referencia temporal determinada.

- La TAE (o tasa anual equivalente) incluye, además del TIN, los gastos y comisiones asociados a la financiación, y se expresa en forma de porcentaje anual, es decir, siempre se referencia al espacio temporal de un año. Estas características hacen de la TAE un buen indicador del coste real (efectivo) que nos va a suponer contratar una financiación, permitiéndonos, además, comparar unos préstamos con otros: a menor TAE, menor coste de la financiación.

Puede suceder, por lo tanto, que un préstamo tenga un TIN de 0% pero una TAE positiva por no conllevar intereses pero sí algún tipo de comisión o gasto. Sé especialmente cauteloso en estas ocasiones porque quizá esa financiación esté anunciada como “financiación sin intereses”, en referencia al concepto de TIN. No obstante, es la TAE la que siempre nos informará del coste real del préstamo.

¡Para saber el coste real fíjate en la TAE!

¿Te ha parecido útil esta información?