Plataformas de financiación participativa. Qué son y cuándo acudimos a ellas

El crowdfunding financiero o de inversión, también llamado crowdlending, tiene por objeto facilitar fondos, ya sea en forma de préstamo o de capital, para pymes y emprendedores, a cambio de una rentabilidad.

Como alternativa a la financiación bancariaAbre en ventana nueva, la más utilizada, se pusieron en marcha las plataformas de financiación participativa, una vía diferente para canalizar el ahorro hacia la inversión. Estas plataformas pretenden servir de “escaparate” tanto para las empresas que buscan financiarse como para las inversiones que persiguen rentabilidades normalmente superiores a las ofertadas en los mercados más habituales.

Es un modo de desintermediación financiera basado en las nuevas tecnologías, que tiene su origen en el ya mencionado concepto inglés del crowdfunding.

Tenemos que destacar que estas plataformas, reguladas en la Ley 5/2015, han de asegurar su neutralidad entre inversor y promotor, sin llevar a cabo servicios de asesoramiento financiero. Pero hay que advertir siempre al inversor que estamos ante una inversión que, aunque potencialmente rentable, es muy arriesgada, pues el promotor puede ser incapaz de devolver o remunerar los fondos recibidos, dado que ni la plataforma ni ninguna otra instancia garantiza –y así debe expresamente advertirse- su solvencia y viabilidad.

¿Te ha parecido útil esta información?