Tipo de interés

El tipo de interés de una cuenta es libre y dependerá de la política comercial de la entidad y de la evolución de los tipos, por lo que actualmente suele ser muy bajo o nulo.

El tipo interés de la cuenta será el que libremente se acuerde en el contrato. Puede ser fijo o variable en función de un índice pactado. 

Es habitual que el banco te ofrezca una remuneración más alta si:

  • Domicilias la nómina, pensión o ingresos recurrentes
  • Domicilias recibos, pagos de tarjeta, etc. 
  • Te imponen ciertas limitaciones, como no poder domiciliar recibos o realizar disposiciones con tarjeta.

Para comparar las distintas ofertas de cuentas que existen en el mercado, es fundamental que nos fijemos en la tasa anual equivalente, TAE, que nos indica el rendimiento efectivo de la cuenta, al incluir además del tipo de interés, las comisiones y gastos que la contratación de la cuenta nos puedan generar.

Al tener la cuenta una duración indefinida, será habitual que mientras permanezca abierta, el banco modifique el tipo pactado inicialmente, cambio que deberá comunicarte antes de ser aplicado. 

 

Para sabe más sobre intereses, consulta nuestra Memoria  (61 KB)

¿Te ha parecido útil esta información?

CONSULTAS FRECUENTES

  • ¿Qué ha pasado con las aportaciones de fondos?

    Leer respuesta
  • ¿Puedo retirar efectivo de una oficina diferente a la de la apertura de la cuenta?

    Leer respuesta