Cuentas corrientes, depósitos a la vista y libretas de ahorro

  • Las entidades de depósito españolas están adheridas al Fondo de Garantía de DepósitosAbre en nueva ventana español, por lo que los depósitos y cuentas, cuentan con una garantía de 100.000 euros por titular, con independencia del número y clase de depósitos que se mantenga en la entidad.

    También están adheridas al Fondo de Garantía de DepósitosAbre en nueva ventana español las sucursales de entidades bancarias autorizadas en un país no miembro de la Unión Europea, si los depósitos o valores garantizados no están cubiertos por un sistema de garantía en el país de origen, o si dicha cobertura resulta inferior, a fin de cubrir la diferencia.

  • Los menores de edad solo pueden abrir cuentas a través de sus representantes legales, que por regla general serán los padres y que podrán efectuar ingresos, reintegros y demás operaciones en la cuenta, los dos o uno solo de ellos, con el consentimiento expreso o tácito del otro.

    No pueden abrir cuentas en nombre del menor, los abuelos, hermanos u otros familiares.

    Los padres pueden ser privados total o parcialmente de la patria potestad por sentencia judicial; en casos de separación o divorcio, puede suceder que los progenitores acuerden en el convenio regulador, o que se decida judicialmente, que la patria potestad sea ejercida total o parcialmente por uno de los cónyuges.

    Cuando el menor cumple 18 años, podrá hacer uso de la cuenta como cualquier otro titular.

  • Con carácter general puedes solicitar a tu banco la retirada de efectivo en cualquiera de sus oficinas. Si lo haces en una diferente a la de apertura de tu cuenta, el banco deberá, una vez te haya identificado, efectuar las comprobaciones necesarias para asegurarse de que entregan los fondos legítimamente.

  • Han desaparecido.

    Para poder seguir realizando las operaciones se servicios de pago que antes se realizaban a través de las aportaciones de fondos, se ha comenzado a usar el adeudo domiciliado SEPA puntual.

    No existe ningún impedimento para que el beneficiario y el ordenante sean la misma persona ni límite a la cantidad que pueda soportar el adeudo domiciliado y la operativa es la siguiente:

    • Disponemos de dos cuentas en dos entidades distintas y pretendemos dotar de fondos la que mantenemos en la entidad A, que en este caso sería el banco beneficiario de la orden
    • Damos instrucciones de emitir adeudo domiciliado contra nuestra cuenta en la entidad B, que sería el banco del ordenante o deudor del recibo
    • Evitamos así, una orden de transferencia a la entidad B, evitando los mayores costes que la transferencia ocasiona.
¿Te ha parecido útil esta información?