Seguros de prima única

13/01/2022

Actualmente es frecuente que los bancos ofrezcan un nutrido catálogo de seguros a sus clientes, y en algunos casos, pueden llegar a exigir garantías en forma de seguros para la contratación de un producto financiero. Esto es habitual en el caso de los préstamos hipotecarios, como ya te contamos en esta publicación.

Hoy queremos hablarte de una práctica muy concreta relacionada con la forma en la que las entidades comercializan los seguros asociados a productos de financiación, tanto en préstamos hipotecarios como préstamos al consumo: los seguros de prima única. Esta modalidad pudiera presentarse en el caso de seguros que garantizan el pago de las cantidades prestadas, como seguros de protección de pagos en caso de invalidez temporal o desempleo o seguros de vida cuyo beneficiario es la entidad financiera, con el objeto de cubrir las cantidades pendientes de pago en caso de invalidez permanente o fallecimiento del deudor, por ejemplo.

A diferencia de los seguros de prima periódica, el coste total del seguro durante toda la vigencia del mismo es abonado al comienzo de la operación. En muchos casos, el coste de la prima es incluso incluido en el principal de la operación, incrementando así la cuantía del capital solicitado. Por ejemplo, si solicitas 20.000 euros para realizar obras en casa y suscribes un seguro de vida de prima única financiada cuyo coste es 3.000 euros, el importe total del crédito que firmarás será de 23.000 euros. En estos casos, al ser mayor el capital prestado, pagarás más intereses, así como una mayor comisión de apertura de la propia operación, además de incrementarse la prima al aumentar el capital asegurado. Por tanto, tu nivel de endeudamiento también será mayor.

Las entidades tienen la obligación de ser totalmente transparentes respecto a las características del seguro, ofrecerte información precontractual completa y clara y siempre, en el caso de que la contratación de un seguro sea obligatoria, incluir su coste en el cálculo de la TAE, con el fin de que puedas hacer una correcta comparación con las ofertas de otras entidades.

Otros aspectos que debes tener en cuenta:

  • Como en cualquier otro seguro, al tomador del seguro le asiste el derecho a desistir de la póliza en los 30 días siguientes a la formalización de la misma, sin ningún tipo de penalización y sin necesidad de indicar los motivos. Por ello, no firmes la póliza de seguro sin saber quién es el tomador de la misma: en algunos casos te adhieres a una póliza en la que el tomador es la propia entidad, por lo que puede ser más complicado ejercer este derecho de desistimiento.
  • Si la contratación de un seguro se plantea como obligatoria para acceder a una financiación, el prestamista tiene la obligación de aceptar pólizas alternativas que su cliente plantee contratar, siempre que ofrezca condiciones y prestaciones equivalentes a las que él hubiera propuesto.
  • Asegúrate bien de cuál es el período de cobertura de la póliza: es posible que, en el caso de operaciones largas, como préstamos hipotecarios, la cobertura del seguro no alcance todos los años del período de amortización.
  • Como en cualquier otro seguro, debes comprender perfectamente cuales son las coberturas que éste te ofrece, y si las mismas se adaptan a tu situación personal concreta: la baja laboral o el desempleo son circunstancias que no van a darse si vives de rentas, estás desempleado, eres pensionista o funcionario, por lo que su contratación no tendría sentido en ese caso.
  • Si se produce la cancelación anticipada total de la financiación, lo habitual es que canceles también el seguro, y que te devuelvan (extorno) la prima no consumida. También cabe la posibilidad, en el caso de seguros de vida, que te interese mantener el seguro. Si es así, no olvides modificar el beneficiario, quitando a la entidad financiera y poniéndote tú, o a quien tú decidas.
  • Con un seguro de prima anual renovable resulta más fácil la cancelación y el cambio a otra compañía que te haga una mejor oferta, siempre atendiendo a los requisitos de preaviso que haya en la póliza.  La comparación del coste de la cobertura con un seguro de prima anual y con prima única financiada es compleja: hay que tener en cuenta que, en el caso de los seguros de vida, las primas anuales suben al incrementarse la edad del prestatario, pero el capital pendiente sobre el que se calcula la prima cada vez es menor, por lo que ésta tiende a bajar.

 

Como siempre, la información es tu principal aliada: asegúrate de comprender perfectamente las características de lo que te ofrecen y su coste para tomar una decisión consciente de lo que haces con tus finanzas.

Did you find this information useful?