Deudores hipotecarios sin recursos

Disminuyen los ingresos, la crisis, paro… no se puede hacer frente a las cuotas de la hipoteca a su vencimiento, se cobran intereses moratorios y comisiones… En estas situaciones puede resultar de aplicación el Código de Buenas Prácticas, que facilita el pago de la hipoteca a aquellas personas con graves dificultades económicas.

 

Entidades adheridas al Código de Buenas Prácticas

La adhesión al Código de Buenas Prácticas es voluntaria, es decir, la entidad tiene que haberlo aceptado y sólo a partir de ese momento estará obligada a aplicar las medidas que en él se contemplan.

Requisitos para aplicar el Código de Buenas Prácticas

Las medidas del Código de Buenas Prácticas se aplicarán al titular del préstamo hipotecario que cumpla unos requisitos relacionados con su capacidad económica y con el precio de adquisición de la vivienda hipotecada, que ha de ser la habitual.

Medidas que recoge el Código de Buenas Prácticas

De aplicación sucesiva, la primera es la reestructuración de la deuda. Si es inviable, podrás solicitar una rebaja del capital o la dación en pago de la vivienda. Finalmente, si esta se ha ejecutado, su alquiler por una renta favorable.

Tramitación

Las entidades deben informar sobre la existencia y contenido del Código de Buenas Prácticas y tramitar las solicitudes que reciban de forma eficaz. Para asegurar que cumplen con estas obligaciones, se establecen mecanismos de control.

Evolución y versiones del Código

El Código de Buenas Prácticas está contenido en el anexo del Real Decreto-ley 6/2012. Esta norma se ha modificado en 4 ocasiones, ampliando progresivamente los supuestos de aplicación del Código y adoptando medidas cada vez más ventajosas para el deudor.
Did you find this information useful?